divendres, 24 de febrer de 2012

Apareixen al Pallars Jussà els fòssils d'una nova espècie de tortuga

La 'Polysternon isonae' va conviure amb els dinosaures fa 65-70 milions d'anys

Divendres, 24 de febrer del 2012 -


zoomRestes de la tortuga prehistòrica 'Polysternon isonae' trobades al Pallars Jussà.

Restes de la tortuga prehistòrica 'Polysternon isonae' trobades al Pallars Jussà. ICP

Un equip de paleontòlegs han descobert en un jaciment del municipi d'Isona i Conca Dellà, al Pallars Jussà, les restes fossilitzades d'una nova espècie de tortuga que va conviure amb els dinosaures i que sembla que es va extingir amb ells, al final del període cretaci.

Els investigadors responsables de l'excavació, procedents de l'Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont a Sabadell (ICP), del Museu de la Conca Dellà (MCD) i de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), han batejat la nova espècie com aPolysternon isonae. Els detalls de la investigació s'han publicat a la revista Cretaceous Research.

ANTIGA PLANA COSTANERA

El Prepirineu de Lleida és una zona molt rica en fòssils de dinosaures de fa entre 65 i 70 milions d'anys, tant restes d'ossos, com ous i petjades. El que avui és un territori muntanyós era llavors una plana costanera oberta cap a l'oceà Atlàntic, amb un clima tropical molt més càlid i una vegetació abundant en què es podien trobar fins i tot palmeres. Era un ric territori habitat no només per dinosaures, sinó també per cocodrils, peixos i una llarga infinitat d'espècies. Les seves restes, resguardades durant milions d'anys sota la terra i les roques, estan sortint a la llum gràcies a les campanyes d'excavació que des de fa alguns anys es porten a terme a la zona.

Segons ha informat en una nota l'ICP, els treballs han permès saber que un dels animals habituals d'aquests ecosistemes eren les tortugues. Les seves restes fòssils són bastant abundants i consisteixen, bàsicament, en plaques de la closca aïllades o petits conjunts de plaques que poden ajudar a tenir una idea general de la morfologia i la mida de l'animal.

CLOSQUES SENCERES

En canvi, la troballa de closques senceres és poc freqüent i encara més excepcional són les que conserven parts de l'esquelet a l'interior. En un dels jaciments d'Isona, el del barranc de Torrebilles, els paleontòlegs han descobert restes bastant completes que han permès descriure una nova espècie de tortuga.

Les restes consisteixen en desenes de plaques aïllades derivades de la fragmentació de la closca, així com dos fragments de closca que, sense ser del tot complets, mostren trets morfològics que han permès descriure la nova espècie. Aquestes restes es van recuperar durant dues campanyes d'excavació durant els anys 2008 i 2009, encara que no ha estat fins ara quan s'ha fet públic el descobriment.

Fins ara es coneixien dues espècies de tortuga del gènere Polysternon: la provinciale i l'atlanticum, a més d'una possible tercera, la mechinorum. Aquestes tortugues habitaven la zona que actualment correspon al sud de França i la península Ibèrica i eren animals adaptats a la natació que vivien en aigües dolces, a les zones més profundes dels rius i llacs.

ESTRAT DE GRES

Les tortugues de la nova espècie, la isonae, tenien la closca ovalada i feien uns 50 centímetres de llarg i uns 40 d'ample. Les seves restes s'han conservat durant milions d'anys en un estrat de gres molt dur que actualment aflora al barranc de Torrebilles. A diferència d'altres gèneres de tortugues, sembla que les Polysternon no van sobreviure al final del Cretaci i es van extingir al mateix temps que els dinosaures.

Els cavalls primitius van reduir la seva mida fins a ser com gats a causa de l'escalfament


La temperatura global de la Terra va augmentar gairebé sis graus centígrads fa uns 56 milions d'anys

Divendres, 24 de febrer - 09:08h.





EFE / Washington -








Els cavalls primitius, apareguts fa uns 56 milions d'anys, van reduir la seva mida a causa de l'augment de la temperatura global i van arribar a ser tan petits com gats, segons un estudi divulgat per la revista Science.

Sifrhippus, el primer cavall conegut, va viure durant el període anomenat Màxim Tèrmic del Paleocè-Eocè, en què la temperatura global de la Terra va augmentar gairebé sis graus centígrads arran de l'alliberament de grans quantitats de carboni a l'atmosfera i als oceans.

A causa d'aquest escalfament, Sifrhippus va reduir la seva mida en aproximadament un 30% fins a ser com un gat i va arribar a pesar menys de quatre quilos, segons la investigació dirigida per Ross Secord, de la Universitat de Nebraska, i Jonathan Bloch, de la Universitat de Florida.

Quatre graus més en 100 anys

Secord, Bloch i els seus col·legues van utilitzar mesuraments de la composició geoquímica de les dents de fòssils trobats a Wyoming (EUA) per documentar la disminució progressiva de la mida corporal de Sifrhippus, que es relaciona estretament amb els canvis de temperatura en un període de 130.000 anys.

Amb aquests mesuraments van descobrir que els cavalls que van viure en les primeres etapes del Màxim Tèrmic del Paleocè-Eocè eren "molt més grans" que els de les últimes, ha explicat Bloch.

Per Secord, aquesta troballa "té implicacions" per al que pugui passar en els pròxims dos segles, ja que alguns models climàtics prediuen un escalfament de la temperatura de la Terra de fins a quatre graus centígrads en els pròxims 100 anys. Els ornitòlegs ja han començat a pensar que pot donar-se una disminució de la mida corporal de les aus a causa d'aquest escalfament, segons Secord.

Augmentarà el CO2

L'escalfament durant el Màxim Tèrmic del Paleocè-Eocè "va ser molt més lent, entre 10.000 i 20.000 anys per gairebé sis graus més, mentre que ara estem esperant que això passi en més d'un segle o dos", ha explicat Secord.

Hi ha una "gran diferència" i la pregunta és si es veurà "el mateix tipus de resposta" i si els animals "seran capaços de mantenir i reajustar les seves mides corporals durant els pròxims dos segles", ha afegit.

Però l'augment de les temperatures no és l'únic canvi a què s'hauran d'adaptar els animals, segons aquests investigadors. Experiments d'hivernacle han mostrat que l'augment de diòxid de carboni en l'atmosfera disminueix el contingut nutricional de les plantes, cosa que podria haver estat un factor secundari per explicar la reducció de la mida dels mamífers durant el Màxim Tèrmic del Paleocè-Eocè.

Un cavall

Un cavall 'Sifrhippus', que va arribar a ser tan petit com un gat i a pesar menys de quatre quilos, al costat d'un cavall Morgan d'1,52 metres d'altura i 453 quilos de pes, segons un estudi divulgat per la revista 'Science'. DANIELLE BYERLEY | EFE

dijous, 23 de febrer de 2012

RECERCA SOBRE LA VELOCITAT DE LA LLUM

Un error va causar la il·lusió dels neutrins superveloços
'Science' informa d'un possible error en una connexió entre un ordinador i un GPS
Dijous, 23 de febrer del 2012
ANTONIO MADRIDEJOS
BARCELONA
Edwin Cartlidge, de Science, diu que l'error va ser degut a una mala connexió de fibra òptica entre una unitat de recepció de GPS i la targeta d'entrada d'un ordinador. Cartlidge cita com a informant «fonts pròximes» a Opera, l'experiment del CERN que va obtenir els resultats. Un portaveu del CERN va reconèixer a l'agència AP que s'havia trobat un cable mal endollat, però no va voler confirmar que això fos la causa de l'error.
Segons va informar el CERN al setembre, els neutrins havien recorregut més ràpid que la llum els 732 quilòmetres que separen la seu de la institució científica a Ginebra (Suïssa), des d'on eren llançats, i el laboratori subterrani del Gran Sasso (centre d'Itàlia), on eren capturats. Semblava mentida, però les intrigants partícules subatòmiques arribaven 60 nanosegons abans. Els investigadors tenien en compte fins a l'últim detall en qüestions com la possible atracció exercida per la Lluna o les diferències de gravetat segons el terreny. Es va demanar fins i tot que s'aturés el trànsit al túnel del Gran Sasso per evitar vibracions. Dos mesos després es va repetir l'estudi i es va obtenir el mateix resultat.
DIVERSES ESPECULACIONS / L'anunci va caure com un autèntic terratrèmol perquè posava en dubte un dels més demostrats axiomes de la física moderna: que res pot superar la velocitat de la llum. Potser Einstein i la seva teoria especial de la relativitat estaven equivocats, es va insinuar llavors. També es va especular amb possibles alternatives teòriques. No obstant, la majoria dels físics especialistes en la matèria, fins i tot alguns que van participar en l'experiment Opera, van manifestar els seus dubtes i van suggerir que hi podia haver algun error en el mesurament.
Una possibilitat era que no s'hagués calculat bé la distància exacta entre la seu del CERN a Ginebra i el Gran Sasso perquè els GPS fallen en els espais subterranis. Una altra opció era que els rellotges o qualsevol altre instrumental a la sortida o a l'arribada no estiguessin ben coordinats.
Si el que va informar Science és cert, els incrèduls no solament tenien raó, sinó que l'error és encara més prosaic: un problema en un cable. La física tornarà allà on era. «No vull opinar perquè no conec els detalls -insisteix l'espanyol Mario Martínez, investigador d'Institut de Física d'Altes Energies (IFAE), de Bellaterra, que treballa al CERN-, però lògicament un error en el mesurament era una de les hipòtesis principals». En la recent reunió de l'AAAS, el director científic del CERN, Sergio Bertolucci, feia broma sobre l'assumpte: «Tinc dificultats per creure-ho perquè no hi ha res a Itàlia que arribi abans d'hora».

Asistencia sin fin a precio cero

Enrique Costas Lombardía 17/11/2009

El Informe Fedea-McKinsey repite lo que desde hace años es bien conocido: el Sistema Nacional de Salud, tal como está, es financieramente insostenible. Casi todos los servicios sanitarios autonómicos exceden, año tras año, sus presupuestos ocultamente (facturas en los cajones) y, más pronto o más tarde, en cuanto el momento político es propicio, afloran el déficit acumulado y lo endosan al Estado. Es una pauta antigua: en las dos últimas décadas, con distintos métodos de financiación, han sido frecuentes, si no periódicas, las operaciones de saneamiento del sistema. Encerrado por los políticos en la irrealidad, el sistema está comprometido en derecho a proveer asistencia sin fin: dar todo o casi todo a todos en toda ocasión, a precio cero en el momento del servicio, como si los textos legales o la solidaridad social o los fines humanitarios de la Medicina hubieran mágicamente liberado a la sanidad pública de la escasez natural. Presidido por esta ficción, el derecho de los españoles al libre acceso de asistencia sanitaria queda peligrosamente sostenido por el endeudamiento permanente.

Sin duda es indispensable y hasta apremiante reformar la sanidad pública y el informe propone para ello cuatro medidas sensatas, aunque no exentas de efectos secundarios o de práctica difícil, que pretenden moderar la demanda y mejorar la gestión. Pero parece que son de casi imposible introducción social y política, y, desde luego, son insuficientes para mejorar un sistema ya erosionado por múltiples y graves deficiencias: la equidad está hendida por la desigualdad en las prestaciones de los servicios de salud autonómicos; la solidaridad ha desaparecido en la desunión de dichos servicios; las listas de espera son falseadas por los políticos a su conveniencia; los datos reales de actividad y coste sanitarios se esconden o retrasan por las autonomías, de forma que cualquier análisis estadístico es imposible; un torpe igualitarismo y los bajos salarios desaniman el esfuerzo y el mérito y fomentan la mediocridad del personal sanitario; no hay afán alguno por la calidad clínica, ni siquiera se intenta medirla; las altas instituciones del sistema son un artificio: el Consejo Interterritorial carece de capacidad para coordinar y menos cohesionar los servicios autonómicos y el Ministerio de Sanidad está casi vacío de competencias; en fin, la atención al enfermo, razón de ser de la sanidad pública, es apresurada y rutinaria en medicina general, inoportuna (con largas esperas) en gran parte de la asistencia especializada, azarosa en urgencias (en manos de médicos en formación) y siempre masificada y de práctica dudosa, no evaluada.

Reestablecer la sanidad pública y liberarla de su mal uso político requiere un cambio amplio y real. Muy difícil.

La Sanidad así no es sostenible

Los españoles van demasiado al médico - El uso innecesario, la descoordinación interna y el envejecimiento amenazan el futuro del sistema público - Un estudio plantea cobrar a los usuarios

MARÍA R. SAHUQUILLO 17/11/2009

Ir al médico para recoger una receta. Para renovar una baja. O porque en la anterior consulta se nos quedaron unas cuantas cosas que decir. Los españoles visitan al médico ocho veces al año de media. Un 40% más que el promedio de la Unión Europea. El sistema sanitario español ha ganado prestigio por sus niveles de gratuidad y asistencia universal. Pero todos los años consume más recursos de los previstos. A pesar de que su coste es de los cuatro más bajos de la UE en términos de proporción del PIB, tiene un gran problema: un déficit acumulado (entre 2003 y 2007) de unos 11.000 millones de euros. Un agujero que los expertos auguran que aumentará. Algunos sostienen que el sistema sanitario tal y como lo conocemos no puede durar.

Un informe presentado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) y la consultora McKinsey asegura que el déficit sanitario -la desviación entre gastos previstos y reales, y que acaba en su mayor parte en la deuda de las autonomías- puede superar en 2020 los 50.000 millones de euros. Los analistas de estas dos entidades hacen una proyección de los presupuestos en Sanidad para ese año y calculan cuánto sería el gasto sanitario. Las cuentas son escalofriantes. "Las comunidades gastan más de lo que tienen presupuestado", apunta como explicación María del Mar Martínez, socia de McKinsey y una de las personas que ha elaborado el informe Impulsar el cambio es posible en el sistema sanitario. Un déficit que año tras año se cronifica y va arrastrando en la mochila otros problemas como el retraso del pago a los proveedores sanitarios.

A esto hay que sumarle otro ingrediente ineludible, el envejecimiento de la población. En diez años, uno de cada cinco españoles tendrá más de 65 años. Esto significa que 10 millones de personas tendrán un coste sanitario entre 4 y 12 veces mayor que el del resto de la población. "Los enfermos crónicos también serán más y se incrementará el gasto sanitario", añade Martínez.

"Con este esquema actual, el sistema sanitario tal y como lo conocemos es insostenible", opina el director ejecutivo de Fedea, Pablo Vázquez. "Si no se introducen reformas, en una década cada español deberá trabajar al menos 30 días al año para atender el coste del sistema sanitario público. Además, más del 50% del gasto público de las comunidades tendrá que ir a la sanidad", dicen. El porcentaje ahora ronda el 35%.

Hace unos días la Comisón Europea daba un toque de atención a España para que controlase su desbocado déficit presupuestario. Este país debería, dijeron, entre otras cosas, emprender reformas de calado en el sistema sanitario y de pensiones. Una fórmula para controlar el gasto. Y una reforma que los expertos llevan años proponiendo. Vázquez lo tiene claro: a este ritmo el sistema sanitario español está en riesgo. La solución, sin embargo, es compleja. ¿Por dónde ha de llegarle a la sanidad pública la tabla de salvación?

Y como cada vez que se habla de sostenibilidad de la sanidad y de déficit, surgen los mismos fantasmas: la necesidad de más financiación y la sombra del llamado copago. Todos parecen compartir la opinión de que más financiación hace falta. "Lo que necesita el sistema es, entre otras cosas, una inyección de dinero", argumenta Marciano Sánchez-Bayle, presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública. Una solución que, para Ramón Forn, socio director de McKinsey y otro de los autores del estudio, es "sólo un parche". "Únicamente con más presupuesto para sanidad no valdría para solucionar los problemas a largo plazo", sostiene. Su informe plantea cuatro soluciones, una de ellas la del famoso copago, también llamado ticket moderador. Una tasa fija y baja por cada visita al médico con reducciones para las rentas más bajas y para los enfermos crónicos. Una medida, dicen, que no pretende ser recaudatoria sino "disuasoria". Acudir a urgencias, donde una de cada tres visitas se considera innecesaria, sería más caro.

La fórmula no es nueva. Ya se aplica en países como Francia, Portugal, Italia o Suecia. "En algunos de ellos el tique moderador ha conseguido reducir la demanda asistencial entre un 5% y un 15%", sostiene María del Mar Martínez. Tampoco es la primera vez que se plantea que España adopte este modelo. El pasado mes de marzo, el Congreso rechazó de plano introducir cualquier tipo de fórmula de copago por parte de los pacientes. "Estas medidas afectan a la universalidad y la equidad de la salud pública", concluyó el Congreso. Planes de algunas autonomías como Cataluña para ensayar fórmulas de este tipo quedaron aparcadas.

Un rechazo que comparte Albert Jovell, presidente del Foro Español de Pacientes. Jovell, además de presidir esta organización, es también médico. Conoce, por tanto, la realidad desde los dos lados de la mesa de la consulta. "El problema de lo que algunos llaman sobreuso de la sanidad, el hecho de que algunos pacientes vayan tantas veces a los centros de salud es un problema que viene directamente provocado por el propio sistema. Hay una gran falta de comunicación entre la atención primaria y la especializada, muchas veces se duplican las pruebas que se piden. También el poco tiempo que se tiene con cada paciente lleva a que se le vuelva a citar para la semana que viene para tener otros siete minutos con él y volver a estudiar su caso", diagnostica. "Debería haber un cambio desde esa base y lograr que las visitas que se consuman fueran sólo las necesarias".

"La gente no va al médico por placer. La atención médica no es cara, lo que es caro es lo que luego el médico puede decidir, por ejemplo, las pruebas", dice José Manuel Freire, director de la Escuela Nacional de Sanidad. Y alude a los datos que muestran que el coste de la sanidad española es de los más bajos de Europa. Freire rechaza además radicalmente cualquier sistema de tique moderador. "No es equitativo, afecta más a los que menos tienen e introduce barreras económicas al acceso a los servicios sanitarios. "Además, no hay evidencia empírica alguna de que ese copago simbólico cree una conciencia que evite el exceso de uso de la sanidad. Sin contar con que lo que para unos es un gasto simbólico para otros es importante", dice.

Sánchez-Bayle añade un punto interesante: "El copago terminaría con muchas consultas preventivas que son necesarias porque muchos no irían al médico para ahorrarse el precio".

Manel Peiro, responsable del área de gestión sanitaria de la escuela de negocios Esade, sí ve la utilidad de la medida del tique sanitario. "De la UE, España es el país con frecuencia más alta de visitas al médico. En la OCDE, los que más fármacos utilizan son Francia y España. El sistema de introducir algún tipo de copago debería probarse", dice. Y va más allá. "Una manera de contribuir a la financiación es apoyarse en seguros privados para prestaciones que no estén incluidas en el sistema nacional de salud. Deberíamos plantearnos que no todo esté incluido", argumenta.

El tique moderador divide a los expertos. Pero lo que todos tienen claro es que el sistema necesita reformas. Una revisión del copago de los fármacos y la introducción de una mayor utilización de genéricos, por ejemplo, reducirían el incesante gasto sanitario. "El sistema actual es injusto. No paga más quien más tiene, algunos pensionistas ganan más que muchos activos, por ejemplo. De haber un copago en los medicamentos debería estar basado en criterios de necesidad-efectividad terapéutica. Los medicamento vitales necesarios deberían ser gratis para todos", opina Freire.

El informe de Fedea y McKinsey no sólo se queda ahí. Plantea otras medidas como la elaboración de un ranking de centros sanitarios nacionales para garantizar la transparencia de su funcionamiento y así conocer su calidad y el servicio que prestan; o analizar que todas las mejoras tecnológicas que se introducen en el sistema compensan económicamente y en efectividad. Además proponen que se fomente la autonomía de gestión para los centros sanitarios. "Algo parecido a trabajar por objetivos, no sólo financieros, también de calidad o de servicios. Darles autonomía para que gestionen su presupuesto, para cumplir esos objetivos y para que el superávit que consigan revierta en mejoras tecnológicas y más investigación para sus propios centros", explica María del Mar Martínez. Un sistema que ya usan países como Noruega o Alemania, pero que a Sánchez-Bayle no le convence. "Que se premie a los centros con más calidad es estupendo, pero hay que saber cómo se controla esto y que en el control estén implicados los profesionales, la administración y los ciudadanos".

dimecres, 22 de febrer de 2012

La hora del 'orgullo gordo'

Las personas obesas de EE UU reclaman que no se les discrimine - Dicen que su persecución es comparable al racismo o la homofobia 

DAVID ALANDETE El País 30/11/2009 

Los gordos están hartos. Durante décadas, esa palabra, "gordo", ha sido un insulto. Sin embargo, en los últimos años, un grupo creciente de escritores, intelectuales, médicos y científicos ha reivindicado como suyo el orgullo gordo. Se han reunido en Internet y en simposios universitarios, han creado páginas web y han tomado parte en estudios científicos. 

Los gordos están hartos. Durante décadas, esa palabra, "gordo", ha sido un insulto. Sin embargo, en los últimos años, un grupo creciente de escritores, intelectuales, médicos y científicos ha reivindicado como suyo el orgullo gordo. Se han reunido en Internet y en simposios universitarios, han creado páginas web y han tomado parte en estudios científicos. Ahora le dicen al mundo que sí, que están gordos. Y que no pasa nada. Que se puede ser gordo y feliz. 

Si esto es así, el mundo se encamina hacia una epidemia de felicidad. Porque la gordura es ya universal. Mil millones de personas en el mundo sufren sobrepeso. De ellas, 300 millones son obesas. No con unos kilos de más, ni con curvas, o con algo de tripa. Clínicamente obesas. Una cuarta parte de ellas reside en Estados Unidos. La sociedad norteamericana es, según el centro de control epidemiológico del Gobierno, "obesogénica". Los científicos calculan que, en una década, los obesos en EE UU serán ya 100 millones. 

España no está aislada de ese problema. El 17% de la población adulta y el 13,9% de los niños del país son obesos, según el Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Obesidad y Nutrición. Un informe de la Organización Mundial de la Salud afirma que España está entre los primeros puestos europeos en sobrepeso infantil, el que se detecta a niños de entre seis y nueve años, con el 35,2%. 

Durante meses, la mayoría de médicos y científicos de todo el mundo han definido estos datos como una catástrofe. Han defendido que el sobrepeso es nocivo para la salud, pues facilita la aparición de diabetes, hipertensión o cáncer de colon. Se ha tratado a la obesidad como una enfermedad y a los que la padecen como pacientes. 

Pero las protestas han empezado, sobre todo en Estados Unidos. "Estoy orgullosa de ser gorda", proclama la escritora Marilyn Wann, con sus 129 kilos. No pide perdón por su figura, ni pronuncia la palabra con timidez. "Durante muchos años ha sido un insulto, más hiriente que cualquier otra palabra. Pues bien, yo la considero una palabra neutral. Decir sobrepeso ya denota connotaciones negativas y prejuicios. Y la obesidad es un término clínico, para tratarnos como enfermos. Yo quiero que se me llame gorda. Yo soy gorda". 

Wann es autora de un libro y un fanzine de culto llamados Fat! So? (¡Gorda! ¿Y qué?). Cree que la mala imagen de los gordos en América es equiparable al racismo y a la homofobia. Y que los médicos han asumido ese estereotipo y se dedican laboriosamente a confirmarlo. "Tienen los mismos prejuicios que el resto del mundo. No hay que rebuscar mucho en los anales médicos para ver que hace años se trataba la homosexualidad como una enfermedad. Ahora sufrimos lo mismo, pero con los gordos". 

Algunos estudiosos se han atrevido a desafiar el statu quo médico. Linda Bacon, profesora en el City College de San Francisco y doctora en Fisiología, es la autora de Salud en todas las tallas, un libro pionero en su campo, muy respetado entre la llamada comunidad del orgullo gordo y en el que asegura que es posible estar perfectamente saludable en cualquier tamaño. "Estar delgado no tiene por qué equipararse inmediatamente con estar sano", afirma. "Los principales factores en la gordura son genéticos y metabólicos. Influye también el estilo de vida, claro. Pero hay gente que no tiene un control extremo sobre su peso. Para ellos, es más importante ser totalmente activos, mantenerse en su propio peso y hacer ejercicio, que preocuparse por la talla y la báscula". Bacon sometió a 79 mujeres obesas a un experimento que duró dos años. A una mitad la puso en una dura dieta. A la otra mitad le dio libertad para mantenerse en su peso y la colocó en un programa de ejercicio moderado. A los dos años, las mujeres que habían seguido el régimen habían recuperado su peso inicial y sus indicadores médicos -colesterol, azúcar, presión sanguínea- habían empeorado notablemente. Las mujeres que no hicieron dieta estaban más sanas. 

"Hacer régimen significa perder kilos a corto plazo y ganarlos más adelante. En lugar de restringir las calorías hay que mantener un ritmo de vida sano y hay que combatir mitos como el de que no se puede estar saludable siendo gordo. Talla y salud no tienen por qué ir de la mano", añade. En su libro, Bacon repasa diversos experimentos científicos que demuestran que, en contra de lo que se piensa, el sobrepeso no es un factor decisivo en la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares. Pero la comunidad del orgullo gordo se enfrenta a décadas de saber científico, al peso de miles de estudios que se han pasado la vida demostrando todo lo contrario. 

La doctora Susan Yanovski, codirectora de la Oficina de Investigación sobre la Obesidad del Instituto Nacional de Salud de EE UU, una de las instituciones de investigación científica más reputadas del mundo, lleva 20 años dedicada a analizar los efectos de la grasa en la salud. De memoria, enumera los efectos perniciosos de la obesidad: "Diabetes, enfermedades cardiovasculares, dolencias cardíacas, cáncer, artritis, enfermedades hepáticas, infertilidad, entre otros". "La obesidad afecta a todos y cada uno de los órganos de nuestro cuerpo. Hay muchas razones para recomendar a las personas que se mantengan en un peso saludable", explica. 

La obesidad se alcanza con un índice de masa corporal de 30. Ese índice se obtiene dividiendo el peso en kilos del individuo por su estatura en metros elevada al cuadrado. Un índice de entre 25 y 29 se considera sobrepeso. Lo ideal es situarse entre 19 y 24, aproximadamente. Según Yanovski, el problema no es sólo la obesidad. El sobrepeso también tiene sus complicaciones. "Es decisivo en la aparición de la diabetes. Hay instituciones como la Organización Mundial de la Salud que advierten en muchos estudios de que es muy importante el lugar donde se almacena la grasa. Tenerla en el abdomen, en torno a la cintura, puede favorecer la aparición de diabetes. Hoy en día muchos médicos miden las cinturas para prevenir problemas. De todos modos, hay razones suficientes para recomendar a las personas con sobrepeso que procuren no aumentar de peso bajo ningún concepto". 

La gordura no es sólo un problema médico. Económicamente suena a Apocalipsis. Sólo en EE UU genera unos gastos sanitarios de 61.000 millones de euros, casi un 10% de todo el coste de la atención médica en el país. "La obesidad es cara", sentencia el Centro de Control y Prevención de Enfermedades en un estudio de este año. "Los gastos médicos generados por los trabajadores obesos son entre un 29% y un 117% mayores que los provocados por trabajadores con peso normal". 

Con vaticinios como éstos, mucha gente con sobrepeso se considera víctima de una sociedad cruel y discriminatoria. A los funestos augurios médicos se une el cataclismo económico, y a ellos el escarnio público en medios de comunicación, películas y revistas. "Hay una estigmatización. No hay duda: se les apunta con el dedo", asegura la doctora en psicología Rebecca Puhl, del Centro Rudd para Políticas Alimenticias y Obesidad de la Universidad de Yale. "Esos prejuicios pueden llevar a depresiones, angustia y, finalmente, a tendencias suicidas". "Los prejuicios en contra de la gordura existen en todos los ámbitos: en la sanidad, en el lugar de trabajo y en las instituciones educativas", añade. "En EE UU es legal discriminar en contra de los obesos. Excepto en el Estado de Michigan, no hay en EE UU ni una sola ley que condene el trato vejatorio o discriminatorio contra el sobrepeso o la obesidad. Es terreno de nadie. Es una injusticia social". 

No todos opinan lo mismo. "¿Injusticia? ¡Lo que es, es una vergüenza!". A MeMe Roth ese tipo de opiniones psicológicas le enervan. Esta mujer, madre de familia, descendiente de una familia de obesos, con una figura espectacular, tiene un lema que no a todos les gusta oír: "La obesidad es resultado de la pereza y la falta de responsabilidad". Publicista y directora de la Asociación Nacional Contra la Obesidad, Roth es, probablemente, la peor enemiga del orgullo gordo. Ella sola ha decidido que hará de EE UU un país más sano. Le guste o no a EE UU. "Hoy en día se nos imponen las verdades aceptables socialmente, en lugar de las verdades factuales. Se nos dice que las personas no están gordas, sino que simplemente tienen curvas. Se nos dice que la gordura es bella. La verdad, desnuda, es que esas personas están gordas, y que la obesidad es una amenaza contra la salud pública y la economía. Es una epidemia. ¿Estamos ciegos o qué?". 

Las verdades que cuenta Roth son incómodas. Cuando pidió a la escuela de sus hijas, en Nueva York, que dejara de repartir bollos y aperitivos altamente calóricos en festividades y ocasiones especiales, le pidieron que considerara cambiarlas de centro. "Toda esta epidemia la ha creado lo que yo llamo obesidad pasiva, los malos hábitos alimenticios. Hay grupos sociales en que se tolera la gordura, en que se transmite como algo aceptable. En esos círculos crece la obesidad, porque no se percibe como algo a combatir. Todo va relacionado, la aceptación psicológica y el incremento de los casos de obesidad". Para ella, la humanidad entera está en riesgo, pues se trata de una cuestión de selección natural: "Las mujeres obesas tienen mayores índices de infertilidad. Tienen más problemas en el embarazo. Sufren más complicaciones en el parto. Los hombres obesos tienen menos esperma, menos libido y son menos enérgicos en la cama. Que no me pregunten a mí. ¡Que le pregunten por los pronósticos a Darwin!". 

Roth considera que las campañas para hacer que el sobrepeso no sea motivo de escarnio son una estrategia más de los poderes fácticos que favorecen la gordura por oscuros motivos económicos: "El principal responsable es la industria de la alimentación y la bebida, que mueve 500.000 millones de dólares anuales (334.000 millones de euros). ¿Sabía usted que las empresas alimenticias norteamericanas producen casi 4.000 calorías diarias por persona, el doble de lo que los médicos recomiendan?". 

El último gran descubrimiento de Roth es un estudio de la fundación United Health, la Asociación de Salud Pública Americana y la Alianza Preventiva, que asegura que, en 2018, 103 millones de estadounidenses serán obesos y el gasto generado por sus tratamientos será de 344.000 millones de dólares (223.000 millones de euros). "¿Dónde está el plan de rescate económico en contra de la obesidad? ¿Dónde?", exclama. "Rescatan a los bancos, a las automovilísticas. ¿Y a nuestra salud, quién la rescata?". 

Hay estudios que ofrecen conclusiones en consonancia con lo que defiende Roth. La cardióloga Tiffany Powell, de la Universidad Southwestern de Tejas, presentó la semana pasada un estudio ante la Asociación Americana del Corazón en el que demuestra que un 8% de los obesos tiene una idea errónea de su cuerpo. Se creen más delgados de lo que están. La doctora atribuye este autoengaño al efecto psicológico de una cultura de aceptación de la obesidad. 

Pero estas cifras pueden quedar deshumanizadas en un laboratorio, ajenas al ciudadano de a pie. Hasta que a ese ciudadano le corresponde volar más de ocho horas junto a una persona obesa. Por lo reducido del espacio en un avión -lo habitual es que un asiento mida unos 44 centímetros de ancho en clase turista- sentarse junto a una persona obesa en un vuelo de larga distancia es uno de los grandes temores de los pasajeros frecuentes. Una de las pioneras en denunciar el dolor que la obesidad puede provocar en los compañeros de cabina fue Barbara Hewson, una escritora británica a la que la aerolínea Virgin Atlantic le tuvo que pagar 20.000 euros en 2002 por las secuelas físicas sufridas al viajar junto a una mujer obesa que trató de encajar en un solo asiento. 

Hewson se quejó durante el despegue, pero el vuelo, de Londres a Los Ángeles, estaba lleno. Decidió acurrucarse en su asiento, mientras su vecina se desparramaba sobre ella. Las 11 horas de calvario le provocaron ciática, un hematoma en el pecho y un desgarro del tejido muscular en las piernas, todo confirmado después de numerosas pruebas médicas a cargo de los médicos de Virgin. Al llegar a Los Ángeles se fue a urgencias. Pasó un mes en cama. Desde entonces, algunas aerolíneas han comenzado a aplicar la norma de obligar a los pasajeros obesos a volar en primera clase o pagar por dos asientos. 

La norteamericana Southwest Airlines es la pionera en ese campo. Lleva aplicando una política muy efectiva desde los años ochenta. Esta aerolínea le pide al cliente obeso que compre dos billetes. Si el avión no acaba lleno, se le devuelve el importe íntegro del segundo asiento. Un 97% de los clientes que cumple con esa norma acaba recibiendo la devolución. En el caso de que no lo compren, los asistentes de vuelo le pedirán que abandone el aparato. "Para nosotros, lo más importante es la seguridad en el viaje. Más que una cuestión de comodidad es una cuestión de volar de forma segura, de que las evacuaciones se puedan realizar eficientemente en caso de emergencia. En ese caso, el personal de cabina puede pedir a un pasajero que abandone la aeronave", explica Olga Romero, portavoz de la compañía. 

De nuevo, la experiencia de verse obligado a abandonar un avión puede ser extremadamente humillante para una persona. Ésta, además, se puede preguntar por qué ha de pagar doble por el mismo derecho a volar, y por qué las aerolíneas no ofrecen asientos más anchos. De nuevo, en el centro de este debate, vuelve a estar la duda de si la gordura se decide o se hereda, si la provoca el metabolismo o, simplemente, la gula. A pesar del reciente ascenso del orgullo gordo, a los científicos, médicos y psicólogos les quedan probablemente muchos años de debate al respecto.